lunes, 20 de diciembre de 2010

Cincuenta y ¡6!

Toda esa gente, tirando sus palabras a la nada, vaciando sus miradas, buscando sentir sensaciones olvidadas, junto con recuerdos vividos hace tanto que son de alguien más, alguien que desde el otro lado del mundo aparta su mirada sin entender qué ocurre.
¿Cuándo estás conmigo?
     ¿Cuándo estás conmigo?
           ¿Cuándo estás conmigo?
Toda esa gente baja la cabeza y se siente sola; siente la flecha dolorosa traspasando el cuerpo, deteniéndose en sus intestinos.
¿Con quién estoy?
     ¿Con quién estoy?
          ¿Con quién estoy?
Apesadumbrados, siguen su camino, con sus pies temblorosos y su cabeza colgando en sus rodillas, llenos de miedo en los pulmones, en las manos que parecen limpias pero están llenas de polvo, tierra, sangre... Miedo, a que su sombra los persiga en la oscuridad y a nadie le interese estirar una mano. Miedo. Crece el miedo.

4 vaso/s de agua:

Con edulcorante y al Revés dijo...

Primero que nada, un aplauso.. largo aplauso.
Segundo.. me sonó a me conformo con lo que tengo porque es lo que conozco y que pasa si lo dejo? Qué pasa si me animo a otra cosa y no es lo que yo quiero? Qué pasa si me quedo sin el salame y sin el queso? La rutina no te lleva a ningún lado.. y cuando el miedo es menu diario de la rutina, agarrate Catalina =/

Saludos!

Pedrín, el conejo dijo...

majo cambía de monitor, que yo veo todo a la perfección.
Me agarra como una excitación(?) cuando veo que hay un número nuevo de tus cosas, viva vos

Con edulcorante y al Revés dijo...

Ahhh nooo, mirá la carucha de ese nene por Diooos! La nariiiz, nono, me lo como a besos.. quién es?? :)

Filadelfia dijo...

Vengo a decir que tu blog es lo más, y que me encanta lo que escribís, y que vivan los ponis.